CULTURA NO VIOLENTA

domingo, 30 de mayo de 2010

"Invictus"

Es el título de un poema breve del inglés William Ernest Henley (1849–1903). Escrito en 1875, fue publicado por primera vez en 18881 en el "Libro de Poemas" del mismo, donde se hallaba el cuarto de una serie titulada Vida y Muerte (Ecos).

Ese poema es el que Nelson Mandela se recitaba a si mismo en los peores momentos de su cautiverio en las cárceles de Sudáfrica. Por eso le da título también a la película de Clint Eastwood, Invictus, sobre un momento crítico en la historia de Sudáfrica, donde Mandela ha sido nombrado presidente y el país está al borde del conflicto por el temor de los blancos a perder sus privilegios y el deseo de revancha de los negros que han sido relegados durante tanto tiempo en su propio país...
Pero... lo interesante es leer el poema.

INVICTUS
Out of the night that covers me,
Black as the Pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.
In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.
Beyond this place of wrath and tears
Looms but the horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds, and shall find me, unafraid.
It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate;
I am the captain of my soul.


INVICTUS
Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que pudieran existir
por mi alma inconquistable.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el Horror de la Sombra,
la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.