CULTURA NO VIOLENTA

domingo, 13 de mayo de 2012

12M-15M


Ayer participamos varios amigos en las manifestaciones del 12 de mayo, aniversario del inicio del movimiento 15-M. Nos sumamos al trayecto en Puente de Vallecas, subimos por Pacífico a Atocha y desde ahí, a Sol.

Como hace una año, Sol estaba de nuevo a rebosar, con más motivos, si cabe, para estar indignados. Con el mismo buen clima, alegre y pacífico, pero con la resolución de permanecer más allá del "toque de queda" de las 22:00 horas, momento marcado por las autoridades para cesar la concentración.

Niños, adultos, jóvenes y mayores, profesores y estudiantes con sus camisetas verdes por la educación pública, una multitud heterogénea buscando conectarse.

Había más mensajes anticlericales. No se puede culpar a la Iglesia de la crisis, pero está claro que, como institución, pertenece al sector de los privilegiados (exentos de muchos impuestos mientras al resto de la población se nos aprietan cada vez más las tuercas) y no se ha manifestado de una manera clara y valiente a favor de la gente. Con la excepción, silenciada, de los movimientos cristianos de base.

En un momento del trayecto, dos mujeres sacaron por la ventana, desafiantes, una bandera española. A lo que la marcha respondió "España mañana será republicana". Me pareció absurda esa actitud provocadora. Aunque supongo que ellas debían pensar que eramos nosotros los provocadores con nuestra protesta... Como si protestar fuera antipatriótico y nosotros desleales con la patria...

Somos muchos los indignados. Pero todavía hay demasiada gente que se cree al sistema, que quieren lo mejor para la gente, que todos estos recortes son por nuestro interés (exceptuando, claro, a los inmigrantes, que no cuentan, solo molestan).

Todavía hay gente a la que le va bien con este estado de cosas. Y se sienten a salvo de la crisis. ¡Cómo si eso fuera posible! No se dan cuenta de que la gente sobra (para los políticos, para los mercados, para los poderes financieros) y se empieza por prescindir de los más débiles. Pero al final, para los poderosos, solo cuenta el dinero...

No hay comentarios:

Publicar un comentario