CULTURA NO VIOLENTA

martes, 11 de octubre de 2016

Infancia sin refugio


Pies pequeños
saltando de charco en charco,
corriendo... rápido, rápido.

Pequeños pies descalzos
siguiendo un camino muy largo
que parece no tener fin.

Manos que vuelan,
como mariposas que huyen
para perderse en el viento.

Pequeñas manos desnudas
de caricia perdida,
de afecto robado.

Ojos nuevos
que parecen viejos,
de imágenes negras anegados.

Pequeños ojos hambrientos,
hambrientos de paz,
hambrientos de luz,
hambrientos de libertad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada