CULTURA NO VIOLENTA

sábado, 18 de septiembre de 2010

La partida

Posiblemente una partida anunciada.
A pesar de todo, difícil de creer.
¿Estamos preparados para la muerte?

Cuando alguien cercano muere,
es uno el que muere un poco,
el que se acerca un poco más a ese momento
que siempre ubicamos lejano.

Nuestra vida es una perspectiva
hacia ese punto final incierto
que está ahí delante, en nuestro futuro.
Cerrándolo... o tal vez abriéndolo.

La partida del amigo, del maestro,
deja un vacío,
pero también un camino abierto;
deja una tristeza, una ausencia,
pero también una compañía más profunda;
deja una sorpresa, no deseada,
pero también una alegría suave
por lo aprendido, por lo compartido.

El amigo partió
y agradezco su paso
por nuestra vida,
esperando que su partida
sea un nuevo comienzo,
para él y para nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario